Conspiranoia Coronavirus

ranamaldita

mueranse
Se incorporó
24 Junio 2003
Mensajes
4.284
cuando leo a este compadre es como si tuviera un libro que le faltan hojas. O como esos documentos del FBI desclasificados que vienen censurados:

Nuevo orden mundial... paltas 5g...... que hay oculta ellos nosotros? Fidel Castro y el progresismo. Quien o cuando?
 

rlx

Gold Member
Se incorporó
15 Diciembre 2008
Mensajes
3.619
Hay que sumar que este mundo es una proyección computarizada como decía otro forero, por lo que la vacuna contra el covid19 van a saber 0s y 1s.
 

la_bestia

pinguino novato ¬¬
Se incorporó
22 Marzo 2005
Mensajes
1.687
No sabía dónde postearlo así que aquí va :Zippy


Enviado desde mi Nokia 6.1 mediante Tapatalk
 

Kethoas

Miembro Activo
Se incorporó
8 Septiembre 2021
Mensajes
5
revivo este hilo porque me da paja crear otro



Dr. Stefan Lanka: La historia de la teoría de la infección.
“Grippepandemie und Tamiflu” (Pandemia de gripe y Tamiflu)
Transcrito al inglés por Sacha Dobler el 17 de noviembre de 2017.
Traducido del inglés por Eduardo Villena el 24 de marzo de 2020.

Mi nombre es Stefan Lanka, soy biólogo y virólogo. Descubrí el primer virus, que estaba en el océano. Así es como me involucré en este asunto. En primer lugar, me di cuenta que este virus no causa ningún daño. En segundo lugar, el profesor austriaco Fritz Pol me alertó sobre el hecho de que algo andaba mal con todo el asunto del SIDA y que el virus podría no existir en absoluto. Lo comprobé y me di cuenta de que ese era el caso. Pensé que esto no podía ser y permanecí en silencio durante medio año, porque supuse que no entendía algo. No podía imaginar que el mundo entero estuviera de acuerdo con esto.

Entonces comencé a investigar y me ví inmerso en la teoría de la infección. Me di cuenta de que todo estaba mal, inicialmente comenzó con un error, que luego se convirtió en fraude, fraude político ya bajo el gobierno de Otto von Bismarck, esto puede probarse y reconstruirse fácilmente. Este concepto fraudulento fue abandonado después de la Segunda Guerra Mundial, luego restablecido por los estadounidenses para provocar miedo y gestionar el control de la población.

Además, constaté, como demostraré aquí, cómo la teoría de la infección dio lugar a la teoría de los genes y la llamada tecnología molecular y la manipulación y tecnología de genes. El modelo actual de la teoría de la infección se utiliza en forma de vacunas, de miedo al contagio material, en forma de pandemias, al igual que en la actual, que se prevé que estalle en cualquier momento, o estallará en la segunda fase o incluso más tarde y que luego se encontrará con la droga llamada Tamiflu. Por cierto, Tamiflu significa toxic amiflue (amiflue tóxico), hubo un fallo aparente en el proceso de denominación de esta droga quimioterapéutica.

Voy a contar la historia, cómo se desarrolló todo, para que comprendas, cómo un error se convirtió en un fraude, un fraude se convirtió en un crimen, y cómo a través de la industrialización de este crimen, se desarrolló la locura, un tipo de locura que nos pone en peligro a todos, a toda la raza humana.

Comenzamos en un punto en la historia de la antigua Grecia donde se desarrolló este concepto de infección. Es la base del sistema de medicina actual que se rige por la lucha sistemática y el envenenamiento. También es la razón por la que se supone que debemos tragar Tamiflu incluso de forma preventiva y, una vez que se declara la pandemia, debe tomarse en grandes cantidades.

Antes de profundizar en la antigua Grecia: Goethe intentó advertir sobre la pandemia de influencia de 2006, y también sobre el SIDA y la ingestión de Tamiflu. Hizo esto en Fausto I, no en la primera edición, que pasó por la censura, ni en la segunda, pero en la tercera o cuarta edición incluyó este pasaje esencial, en el que describe cómo incluso en aquel entonces un solo médico mató a miles de personas:

Primero describe en el lenguaje del alquimista, cómo se produjo el Tamiflu y la quimioterapia de su tiempo: compuestos orgánicos de mercurio, mezclados con jarabe, Latwergen significa mezclas de jarabe, y estos serán los infernales Latwergen en lenguaje alquimista y cómo se produjeron. Aquí están las líneas importantes:

“Aquí estaba la medicina: los pacientes murieron.

Nadie preguntó: ¿quién se recuperó?”

(Aquí estaba el Tamiflu, los pacientes murieron (¿morirán?)

Y nadie preguntó: ¿quién se recuperó? Nadie preguntó: ¿es correcta la teoría? ¿Existe el virus en absoluto? )

“Así que deambulamos, con nuestras píldoras infernales,

Entre los valles y las colinas,

Peor que la peste (plaga) en sí estábamos.”

Y también trataremos la peste negra, una enfermedad política como el SIDA, la gripe, el SARS, la encefalopatía espongiforme bovina, la viruela, el término colectivo de lepra, del que se deriva la peste negra, y también el término colectivo de polio.

“Yo mismo he envenenado a miles: eso está bastante claro:

Y ahora del viejo marchito debe escuchar

Cómo los hombres alaban a los asesinos desvergonzados.”

Goethe No ha sido tomado en serio hasta hoy.

Cada vez que hay un tsunami o un terremoto, pienso para mí mismo: Goethe está hablando de nuevo. Porque él advirtió y esta advertencia fue desestimada.

¿Cómo se llegó a esto, cuál es el error, la principal suposición incorrecta? La suposición incorrecta más importante, en la que se basa toda la medicina académica occidental, es la siguiente: en el contexto de la teoría de los humores, se creía que la enfermedad se producía por un desequilibrio de jugos o fluidos en el cuerpo. Tenemos muchos fluidos diferentes en el cuerpo, alrededor de 270 tipos diferentes, en las articulaciones, en los ojos, glándulas sudoríparas, glándulas digestivas, fluidos del oído interno, fluidos cerebrales, fluidos espinales, etc. Se supuso que un desequilibrio de jugos conduciría al desarrollo de toxinas que causan enfermedades. Y se creía por experiencia, que la administración de pequeñas cantidades de venenos causaría en el cuerpo la reacción de producción de un antídoto, anti-veneno. Esta idea deriva de la experiencia con el alcohol, una toxina celular. Consumido en pequeñas cantidades puede ser divertido, también puede disminuir las ansiedades y cosas por el estilo, pero si una persona joven que nunca había estado en contacto con el alcohol, bebe media botella de licor, cuando está lo suficientemente paralizado como para no poder escupir, entonces su estómago debe ser vaciado, de lo contrario muere de intoxicación por alcohol. Jelzin y otros, hacen política mundial después de dos litros.

Esta observación fue la premisa básica: ingerir un veneno poco a poco. Puede probarlo usted mismo, dejar de beber alcohol durante medio año y luego beber dos copas de vino, casi se caerá. Pero no porque el cuerpo produzca el anti-veneno, sino porque el cuerpo está entrenado, ha preparado las enzimas para procesar y neutralizar y excretar rápidamente el alcohol. Esta teoría de los humores en esta forma es la base explícita de toda la medicina académica occidental, incluida la falsa creencia en un sistema inmune. ¿Por qué?

Creían que podría desarrollarse un veneno que causa enfermedades, y si uno tomaba un veneno de forma preventiva, el cuerpo fabricaría un veneno para obtener inmunidad. Y cada vez que llega el veneno que causa la enfermedad, entonces ya soy invulnerable.

Es por eso que Rasputín y Napoleón (esto se puede medir en el cabello) frecuentemente tomaron diferentes tipos de toxinas en pequeñas cantidades para ser inmunes contra un ataque de veneno. Pero luego, en el siglo XIX, cuando fue posible detectar pequeñas cantidades de toxinas, se descubrió que en ninguna enfermedad se pueden detectar toxinas. En ninguna de ellas, hasta hoy.

Por lo tanto, la teoría se demostró equivocada. Pero todo el pensamiento se basaba en eso, eso significa dar compuestos de mercurio de manera preventiva, como en los tiempos de Goethe, por lo que cada vez que la toxina que causa la enfermedad se presenta en forma de epidemia, la persona ya es invulnerable. Esta percepción de las epidemias ya se desarrolló en la historia de la antigua Grecia. Se afirmó que el demonio de la enfermedad poseería y contaminaría a una persona. De esto, se deriva la palabra griega miasma. El contagio, uno está manchado por el demonio de la enfermedad y uno puede transmitir la enfermedad a otros. El demonio de la enfermedad me infecta, se reproduce dentro de mí y puede transmitirse a otros, y produce toxinas causantes de enfermedades. Es por eso que los anti-venenos se administran de manera preventiva, tal como lo describe Goethe, y los supervivientes aplaudieron.

” Y ahora desde el viejo marchito debe escuchar

Cómo los hombres alaban a los asesinos desvergonzados. ”

Por así decirlo, Goethe revivió a Paracelso en la figura de Fausto, pero se avergüenza de haber sido celebrado por los campesinos antes, ya que lo llaman:

“¡Salvaste nuestras vidas!”

Pero miles perecieron. Estaba avergonzado de esto y se sentó con su Atlantus Wagner en esa roca característica cerca del pueblo, y medita y relata lo que él y su padre habían hecho.

Se había observado que las bacterias producen toxinas. Esto fue investigado, y todos estaban muy seguros, de que las bacterias solo podían producir toxinas en el cuerpo muerto.

Esto se debe a que el metabolismo de las bacterias funciona en un ambiente aeróbico y producen sustancias en los intestinos durante la digestión, tales como las vitaminas necesarias. Pero cuando estas bacterias se ven privadas de oxígeno, como es el caso de un cadáver después de un par de días, algunas de ellas pueden sobrevivir; cambian su metabolismo. Así como la levadura cambia su metabolismo bajo la exclusión de oxígeno para producir el alcohol tóxico, de esta manera estas bacterias producen sus toxinas, pero solo bajo la exclusión completa de oxígeno.

Esto era bien conocido, las bacterias no pueden ser la causa de la enfermedad. El profesor Henle solidificó aún más este conocimiento, formuló sus postulados y dijo:
“Si usted afirma que las bacterias pueden transmitirse y luego producen sus venenos, entonces necesita identificar esa bacteria en cada caso de una enfermedad, que según usted fue causada por esta bacteria.”
Y ese no fue el caso. Las bacterias no son fácilmente identificables en un tubo de ensayo, solo es posible identificar algunas de ellas. De todas las bacterias, que conocemos en función de su forma y comportamiento, solo alrededor del 2% son cultivables y multiplicables. Y lo que se define como una bacteria en el laboratorio no es lo mismo que la bacteria original en el exterior. ¿Por qué?

Porque la idea de que las bacterias en el laboratorio representan un solo tipo, es un artefacto de laboratorio, debido a que las bacterias intercambian información entre sí continuamente y cambian su forma y función. Esto se confirmó recientemente en un gran estudio: las bacterias, tan individuales como son en términos de su bioquímica, son muy similares en términos de su ácido nucleico. Se adaptan. Si extraemos una bacteria y la cultivamos aisladamente, pierde sus propiedades después de un tiempo y no puede sobrevivir. Por lo tanto, debo producir una gran cantidad de ellas, congelarlas y luego siempre trabajar con ellas. Pero esto constituye una intervención masiva en la naturaleza, y no representa la realidad de las bacterias que intercambian su información entre sí, y por lo tanto la definición de los tipos que se les impuso no estaba científicamente justificada. Ese fue el primer problema. Por ejemplo, no lograron encontrar en todos los casos la famosa bacteria de la tuberculosis, cuyo cultivo fue realizado con éxito por Robert Koch: solo se pudo encontrar en aproximadamente la mitad de ellos. Eso no ha cambiado hasta el día de hoy.

El segundo postulado de Henle dice:
“Este patógeno aislado debe ser observado, en el caso de una bacteria, ésta debe ser cultivada, y debe observarse si puede, o no, hacer lo que se le asigna.”
En todos estos experimentos ellos hallaron que la bacteria no podía producir toxinas en el organismo vivo, solo después de unos días en el cuerpo muerto, después de que un animal o un ser humano muera. Eso también se determinó en toda la comunidad científica sin excepción.

Henle formuló el tercer Postulado, que establece:
“Después, el patógeno que se aisló y multiplicó, debe inyectarse en un organismo y debe desarrollarse la misma enfermedad.”
Y esto nunca ha sucedido, nunca jamás.

Pero, ¿cómo sucedió que de repente Robert Koch fue celebrado como el descubridor de la transmisibilidad de enfermedades? Esa es la pregunta.

La pregunta se responde fácilmente. Robert Koch ganó reputación por haber logrado adaptar la fotografía a la microscopía visual y hacer fotografías de bacterias. La fotografía en sí misma fue redescubierta en Europa en 1885. Esto justamente le trajo mucha reputación. La fotografía se consideraba sagrada, nadie podía imaginar que se pudiera retocar un negativo, que se pudieran usar exposiciones dobles, que se pudiera manipular. Se consideró inherentemente científica y objetiva. Simplemente hicieron afirmaciones junto con la fotografía, y esto actuó de una manera muy hipnótica, muy parecida a la televisión de hoy, por lo que la gente simplemente aceptó estas afirmaciones.

Simplemente fotografió bacterias que se pueden encontrar en todas partes. De esto, se derivan dos conceptos diferentes.

Por supuesto, estas bacterias no causan enfermedades, pero Koch violó el Tercer Postulado (que establece que las bacterias causan la misma enfermedad), introdujo el fraude científico, que desempeña el papel central hasta hoy, en casos como el SIDA, la vacunación, pandemia de gripe, etc., incluido Tamiflu.

Dijo que la inoculación del animal de prueba con este cultivo bacteriano conduce al desarrollo de una enfermedad SIMILAR. No la misma, sino una enfermedad SIMILAR. Y este es uno de los actos generales de fraude de toda la teoría de la infección: el desarrollo de una enfermedad SIMILAR.

Lée por ti mismo, esa es la tarea número uno, no solo me creas, ve a la biblioteca, lée lo que hizo Robert Koch.

Ántrax, solo un ejemplo: mata ratones con toxinas de cadáver. Este veneno de despojos lo puedes hacer en casa: deja una semana afuera en verano una ensalada de patata o huevo deshecho, pues las esporas de bacterias que están flotando en el aire por todas partes, se asientan, crecen, se reproducen, consumen el oxígeno. Se transfieren al estado anaeróbico, principalmente en el centro de la ensalada de patata o la comida de huevo o en un cadáver. Y entonces, se producen toxinas. Las toxinas en sí mismas pueden matar, si con esto se alimenta a una persona poco a poco, y el asqueroso sabor se cubre con especias fuertes o potenciadores del sabor. A su manera, una persona puede ser envenenada crónicamente o sufrir diarrea severa y calambres.

Koch produce estas toxinas en un caldo de carne, ya que cualquiera puede replicarlas en casa, las inyecta en la vena de un ratón, el ratón muere, el bazo se inflama, extrae el bazo del ratón y lo transplanta bajo la piel de una rana. La rana se convulsiona y muere y esto se llama ántrax de la piel. Robert Koch, fraude científico.

Ahora puedes imaginar qué experimentos con animales se hicieron para reclamar el ántrax pulmonar. El bazo del ratón muerto fue implantado en los pulmones de la rana. Eso es lo que se hace hasta el día de hoy, eso es lo que se hace en la pandemia de influenza: se matan animales con incisiones en la tráquea, se inyectan líquidos continuamente, los animales mueren y luego se afirma que fue el virus. Puede estudiar esto en nuestro folleto informativo sobre el virus de la influenza, que se adjunta a este archivo. En esto encontrará la literatura sobre cómo operan con respecto a la influenza. Ningún grupo de control de animales; si inyectaran líquidos ordinarios en los animales, sucedería exactamente lo mismo.

La segunda cosa que se derivó de Alemania y Robert Koch fue ésta:
Robert Koch se basó en nuevos colorantes para poder teñir las bacterias. Y naturalmente, recibió estos tintes de la industria de los colorantes. Después de esto, todos los demás investigadores médicos utilizaron los mismos colorantes, tomaron tejido sano, acidificaron el tejido y descubrieron que tenían la misma reacción de coloración y exactamente la misma bacteria se puede ver y fotografiar, al igual que lo hizo Robert Koch.

Pero luego también descubrieron que estos tintes mataban las bacterias al hacer agujeros en ellas, inhiben el ADN de la bacteria, éstas ya no pueden reproducirse, la bacteria muere. De colorantes se derivaron antibióticos. BASF, BAYER, IG Farben, Hoechst, Merk y los demás.

La industria farmacéutica se deriva de los fabricantes de colorantes en base a la hipótesis de la infección. La capital estadounidense construyó sus estructuras paralelas en Suiza, para estar al tanto del conocimiento revolucionario de los alemanes, que se suponía que eran capaces de dominar algo de gran valor como el proceso de Habber-Bosch, donde se extraía nitrógeno del aire. Por eso, los alemanes ya no confiaban en importar nitrato de sodio de Chile para bombas y granadas, ya que los océanos estaban bloqueados. Ese es el trasfondo histórico.

Pero, ¿por qué el gobierno alemán empleó a Robert Koch? Ya tuvo que huir de Berlín antes porque había matado a miles de personas con su droga mágica tuberculina contra la tuberculosis. Los ingredientes de esta droga se mantuvieron en secreto infringiendo la ley. Huyó, pero Otto von Bismarck lo hizo volver porque necesitaba desesperadamente un pretexto contra los británicos que se habían apoderado ilegalmente del canal de Suez y, por lo tanto, tenían importantes ventajas militares y políticas, ya que no tenían que navegar por África y, en lugar de eso, atravesaban el canal de Suez desde la India con sus tropas y bienes, como especias, que sirven como antioxidantes, y similares, y navegaban por el tranquilo mar Mediterráneo. Los alemanes trataron de privar a los ingleses de esta ventaja con la acusación de que traían a casa ántrax, viruela y peste negra de la India. Por lo tanto, se exigió la cuarentena, no se les permitió atracar en ningún puerto del Mediterráneo y en Gibraltar se les disparó. Para ello, a Robert Koch, que estaba huyendo, se le pidió que volviera y se le ofrecieron 100.000 Reichsmark para crear la historia de que los ingleses traerían peste negra, viruela y ántrax, lo último ya lo discutimos. Nos hemos percatado de que este negocio de colorantes condujo a la aparición de antibióticos, más tarde a la quimioterapia y las armas químicas, incluida la industria farmacéutica con todo su capital, con más ingresos que todos los presupuestos militares combinados a nivel mundial.

Robert Koch cometió fraude científico al no confirmar el primer postulado. Podía cultivar algunas bacterias, pero no las había encontrado en todos los casos de una misma enfermedad. Esto todavía se hace de la misma manera hoy. Nunca pudo reproducir la enfermedad como en el tercer postulado, y tampoco pudo aislar nuevamente el mismo patógeno de estos organismos. Esa es la fecha en que se introdujeron los brutales experimentos con animales.

¿Cómo surgió la idea de un virus? La contraparte francesa de Koch era Luis Pasteur, un estafador científico empleado por los franceses, ya que los franceses estaban en guerra con Alemania en 1872.

Los muertos fueron declarados más tarde víctimas de una epidemia de viruela. Los alemanes afirmaron que venía de Francia, los franceses dijeron que venía de Alemania. Pasteur, sabía por Bechamp y otros científicos, qué podían hacer y qué no podían hacer las bacterias, primero negó el nuevo conocimiento para jugar junto con la iglesia, afirmó que había demostrado la creación primordial, solo para luego decir lo contrario, una vez que fue empleado del estado, dijo que todo estaba mal, las bacterias están en un continuo, hay esporas, no se pueden crear en la sopa primordial. Pasteur vendió estas ideas como propias, pero sabía qué pueden y qué no pueden hacer las bacterias, y se ganó algunos méritos por esto.

Pero el mismo Pasteur, que sabía que las bacterias no pueden causar enfermedades, aplicó un truco. Para mantener el modelo de la teoría de los humores y las enfermedades, en el que se basa toda la medicina occidental, se tuvo que postular que una toxina causa la enfermedad.

Sobre todo porque este concepto de pandemias se había utilizado muchas veces para suprimir revueltas, controlar a poblaciones hambrientas y cosas similares.

Todo comenzó, con el antiguo Vaticano creando miedo a las enfermedades, al afirmar que la enfermedad proviene del demonio, al igual que en la antigua Grecia. Por lo tanto, para establecer un control total, el Vaticano pronto afirmó que la enfermedad era un castigo de Dios.

Este concepto fue interrumpido durante algunos años por los Stauffers, cuando el emperador Otto, en la refundación del Sacro Imperio Romano el 1 de enero de 1000 DC, empleó al humanista francés Gerbert de Aurillac con el propósito de establecer un sistema médico, que obviamente no estaba presente antes.

Para el imperio romano occidental, la facción militar se había separado de Roma (eso es bien conocido). Tenían solo conocimiento militar, pero no tenían conocimiento técnico, estaban separados de las universidades y la cultura. Los primeros góticos solo podían construir ventanas pequeñas, no edificios altos, los planos de construcción eran inútiles, ya que el conocimiento de artesanos e ingenieros, que siempre debía ir de la mano, no convergía. Esto es visible en la arquitectura gótica temprana.

Entonces, reclutaron a Gerbert de Aurillac, alias Papa Silvestre. Trajo a los árabes en cada guarnición de la que se derivaron los monasterios, con el objetivo de obtener el conocimiento antiguo de los chinos a través de los árabes, los cuales aún habían desarrollado más la Medicina. En China, el concepto de contagio no existía, existe el concepto de demasiada o muy poca energía, existe la influencia (en latín, influenza) de la disminución y el aumento de la luz y el calor en primavera y otoño, pero la idea de contagio no juega ningún papel.

El contagio no es parte de la medicina ayurvédica. El concepto de contagio es típicamente orientado a la guerra, europeo.

Galenus, el gran médico de Marco Aurelio, se retractó de la idea de que la enfermedad era algo vil. Se abstuvo de este concepto y declaró que ellos habían reconocido que no era el pecado lo que enferma a las personas, sino que las enfermedades pueden hacer pecar. Y hoy, si pensamos en las ideas de la nueva medicina alemana del Dr. Hamer, esto se está volviendo muy actual. Encontramos psicosis, que se pueden visualizar en tomografías computarizadas, como resultado de diversas constelaciones, es decir, actividades en el cerebro en diferentes lugares y alteraciones repentinas de manía a depresión y otros síntomas.

Gerbert de Aurillac nuevamente persiguió este enfoque (oriental) y la fundación del imperio fue humana. Sin embargo, esto cambió rápidamente a lo contrario, cuando el Papa Silvestre murió unos años más tarde. Después de esto, se instalaron tribunales de salud en todo el Sacro Imperio Romano de las Naciones Alemanas.

El Vaticano no logró confiscar todos los documentos de todos los archivos de aquella época, especialmente en las regiones protestantes posteriores.

De estas crónicas y libros de la ciudad aprendemos que había tribunales de salud en todo el Sacro Imperio Romano, encabezados por un sacerdote, acompañados por concejales de la comunidad o de la ciudad, y decidieron quién era una persona enferma bendita, o quién era una persona enferma maldita, quién fue castigado por dios y por lo tanto necesitaba ser expulsado. La palabra alemana para lepra es Aussatz, que significa desechar.

Este concepto de lepra / expulsión es idéntico en todas las regiones en las que los datos se conservaron en todo el Sacro Imperio Romano a principios del siglo XI. La definición incluía enfermedades naturales como pérdida de cabello, acné, hinchazones, etc., pero también incluía diagnósticos más complicados, como la afirmación de que alguien tuvo una pesadilla, podría haber gritado mientras dormía o algo así, y aún más malvado (esto podría llamarse la primera prueba de SIDA en la época medieval): piel de gallina como reacción a una corriente de aire, ese era un criterio para ser desterrado. Se tatuaba (marcaba) a la persona, se le daba la extrema unción, y se le obligaba a abandonar todos los territorios habitados, y se le prohibía acercarse a un asentamiento amenazándolo con pena de muerte.

Ese fue el concepto de lepra (es decir, Aussatz, expulsión) a partir del siglo XI. Más tarde, después del inicio de la Pequeña Edad de Hielo en 1308, cuando llegó una gran presión de migración desde el Norte, a medida que las plantaciones de trigo y manzanas del Norte se volvieron menos productivas debido al frío severo, grandes tensiones, catástrofes de hambre y más, surgieron en el Nuevo Sacro Imperio Romano de las Naciones Alemanas. Especialmente después del fuerte terremoto con epicentro en Friuli de 1348, que devastó muchas ciudades mediterráneas, los ortodoxos interpretaron esto como una prueba del anticristo, mientras la ley y el orden colapsaron porque el centro neurálgico del comercio mundial, Venecia, así como todas las líneas y monedas comerciales, también colapsaron. En este momento, este concepto exacto con la misma definición de enfermedad fue adaptado por los sacerdotes y los funcionarios de la ciudad, para declarar a grupos enteros de la población castigados por Dios y pretender que tenían la peste negra. Barrios enteros de la ciudad fueron puestos en cuarentena, cerrados, muertos de hambre, sacrificados y envenenados, tal como lo describe Goethe.

Simplemente cambiaron el nombre de Lepra a Peste negra. Más tarde, a medida que el poder de definir del Vaticano se redujo por las revoluciones nacionales, la Revolución Francesa, la Revolución Americana, el mismo concepto pasó a llamarse viruela, pero el mismo principio se mantuvo. Hoy, se lleva a cabo en definiciones de enfermedades inaceptables como el SIDA. En cualquier caso, el público estaba aterrorizado sin fin, cada vez que se declaraban epidemias, porque esto significaba que podían ser puestos en cuarentena, podrían ser asesinados, podrían verse obligados a tomar medicamentos, tal como lo describió Goethe. Mientras tanto, miles murieron porque no había comida, hubo trastornos sociales. Y los supervivientes aplaudieron. Este sistema médico siempre fue inmediatamente represivo en tiempos de crisis y en su historia siempre consideró la enfermedad como algo vil, malvado: el demonio, que se apodera de alguien y crece y se enfurece como un cáncer, y sobre todo, incluso se puede propagar y transmitir a otros como un hechizo malvado, el demonio de la enfermedad. Este miedo estaba muy arraigado en la sociedad, y el sistema médico (del cual surgió la industria farmacéutica como la entidad más poderosa en este planeta) no renunciará a este poder por su propia cuenta. Por eso, necesitamos convertirnos en ciudadanos activos.

Para esto, te proporcionaré más información. La idea del virus fue creada, y de esta idea surgió el campo de la tecnología genética.

Para seguir conociendo a Pasteur:
Pasteur sabía que las bacterias no podían causar enfermedades, punto.
Se realizaron y publicaron suficientes estudios y experimentos en Alemania y en otros lugares, entre otros, por Max von Pettenkofer, quien demostró qué era el cólera y cómo se prevenía fácilmente.

Pasteur trabajó contratado con el objetivo de encontrar una razón para no dejar que los ingleses atravesaran el mar Mediterráneo, se le ocurrió la idea de afirmar que había un nuevo patógeno, y éste excretaba sus toxinas enfermantes también en el cuerpo humano vivo y llamó a ésto virus (en latín significa veneno)!

Esa fue la idea. Dijo que “es mil veces más pequeño que las bacterias, utilizamos filtros tan densos que las bacterias no pueden atravesarlos”. Presiona el líquido, el veneno de un animal muerto, a través del filtro, inyecta el líquido en el cerebro de un perro que estaba atado verticalmente a un poste. Usó un tercio del volumen del cerebro del perro, el líquido sale por el otro lado, el perro se convulsiona, ladra, hace espuma por la boca y muere. Eso se llamaba rabia, eso fue lo que hizo Pasteur.

Pasteur también afirmó tener el antídoto contra su virus, para impulsar el concepto de vacuna. Esta agenda de vacunación fue divulgada principalmente en Francia, ya que los alemanes tenían antibióticos y quimioterapia. Pasteur cometió fraude en todas sus empresas. Pero fue lo suficientemente humano como para documentar sus engaños en diarios paralelos a sus libros de laboratorio primarios. Decretó que estos registros nunca debían publicarse. Su familia, naturalmente, obtuvo una gran riqueza. Pero el último antepasado masculino de Pasteur no obedeció ese decreto y filtró los registros a la universidad de Princeton y en 1993 el profesor Gerard Geisson publicó un análisis en inglés que reveló que Pasteur había cometido un fraude masivo en todos sus estudios. Por ejemplo, los animales vacunados, si sobrevivieron, no habían sido envenenados, los animales del grupo de control que murieron sin vacunas fueron envenenados masivamente y así sucesivamente. Ese fue Pasteur.

Pasteur es el inventor de la idea de un patógeno más pequeño que no se puede ver en el microscopio óptico, pero que siempre produce su veneno, el veneno que causa la enfermedad. Esto apoyó el modelo estándar de enfermedad que se utilizó durante siglos, un modelo que se basa en la premisa de la guerra, no en la premisa de la simbiosis, que es como funciona realmente la Naturaleza. Para solidificar este modelo y tener influencia política contra Inglaterra, Pasteur postula la idea de un virus. Pero Pasteur no anticipó que habría un microscopio en el futuro, un microscopio electrónico, que tiene un aumento mucho mayor que el microscopio óptico, que permitiría ver pequeñas estructuras que antes no eran visibles.

Y con este microscopio electrónico, disponible para la ciencia después de la Segunda Guerra Mundial, fue posible visualizar estructuras miles de veces más pequeñas que una bacteria. Observaron esporas, las cuales todavía eran capaces de mantenerse con vida. Se reconoció que las bacterias generan esporas, cuando mueren lentamente. Si mueren rápidamente, por ejemplo cuando se calientan o se secan, producen partículas aún más pequeñas que no pueden vivir solas, pero consisten en proteínas y contienen un ácido nucleico en el centro, y proporcionarán a otras bacterias (las supervivientes) con nutrientes, para que estas últimas puedan superar la situación de crisis.

Esto fue observado en los casos de bacterias, en otros organismos muy simples, en hongos, en amebas. En mi propia investigación, yo lo encontré primero en un alga muy simple del océano. Pero nunca se observó en humanos, animales o plantas. Puede verificar esto con poco esfuerzo.

En primer lugar, puede verificar la pregunta sobre virus preguntando: ¿Cómo se detectan los virus hoy en día?

Si un virólogo afirma que aisló un virus de influenza, se refiere al huevo de gallina y al embrión de gallina, como podemos ver en los medios de comunicación para la planificación de la pandemia de influenza H1N1 actual. Trabajan con huevos de gallina, matan embriones de pollo, esa es la forma moderna de pruebas con animales. Este método se remonta a Robert Koch. Si el embrión muere, dicen que era un virus y que lo habían aislado. Tomaron algo de un animal o humano enfermo, lo inyectaron en el huevo y después, dependiendo de cómo muere el embrión (en qué lugar empieza a cambiar de color) afirmarán que era este tipo de virus o ese. Se proclama que es aislamiento cuando se matan embriones de pollo.

No hace falta decir que no hay un grupo de control: si se inyecta una solución estéril de la misma cantidad, el embrión de pollo también muere.

También puede verificarlo observando las fotos que dicen representar virus y encontrará que son idénticas a las imágenes de células completamente normales, es decir, con micrografías electrónicas de células normales.

Aquí, vemos una sección del centro de una célula, que es muy productivo, el llamado aparato de Golgi, que produce varias sustancias, y estas están separadas en pequeñas vesículas, todas son de diferentes tamaños, pero no tienen ácido nucleico dentro de ellas.

Una partícula de grasa más grande es llamada virus de viruela, aquí vemos las bacterias dentro de las células, las mitocondrias, que procesan el oxígeno, aquí vemos dos pequeñas. Estas partículas son mitocondrias, una célula muscular tiene 1000, una célula hepática tiene 2000 mitocondrias, y estas fueron extraídas de la célula en una delgada sección transversal, incrustadas en resina artificial y cortadas en una rebanada muy delgada con una cuchilla de diamante. Cuando reflejan un haz de electrones, vemos la membrana de tales mitocondrias. Y esas partículas luego se venden como virus sin haberlas aislado, sin haberlas mostrado en una condición aislada, para demostrar que se ven idénticas a lo que se muestra en la foto de la célula.

Aquí, por ejemplo, la foto que circuló como la foto del VIH, publicada por Montagnier. Aquí, vemos cómo las partículas se excretan o absorben de la célula, dentro o fuera de la cavidad celular. En biología, llamamos endocitosis o exocitosis cuando algo entra o sale del líquido celular. Esto no tiene nada que ver con partículas que tienen una estructura estable, que llevan ácido nucleico dentro de ellas, que pueden salir del organismo, como los virus o bacterias, que se llaman fagos, o con las cosas que descubrí en el océano, esas son inofensivas.

Estas partículas de aquí son componentes normales de las células.

En el caso de las fotos divertidas que se presentan como virus de la gripe: estas son simplemente mezclas de grasas y proteínas. Si se agitan en un baño de ultrasonido y luego se visualizan (se descomponen rápidamente), no tienen un ácido nucleico y son de varios tamaños.

Así es como se puede ver el fraude.

Además, ni siquiera afirman que observaron esto dentro de las células o que las partículas se aislaron.

Lo que es sorprendente en la pandemia actual de la gripe porcina: están tratando de presentar más imágenes de partículas que tengan una forma más o menos igual.

Puede investigar esto buscando una publicación científica, en la que se pruebe y documente que el virus existe; que se ha visto en el organismo, se ha aislado del organismo y se han purificado de todos los componentes extraños. -Al igual que en el día mundial del ahorro (o cuando completa su formulario de impuestos), sus euros deben estar aislados, no cuentan los botones ni los chicles-.

Después las partículas aisladas deben analizarse bioquímicamente. Para empezar, una publicación científica puede ser reconocida por el título de la revista científica y, por supuesto, las dos fechas, primero la fecha de presentación del documento al editor y, en segundo lugar, la fecha en que fue revisado y aceptado por tres grupos de trabajo, que no eran conocidos previamente por los autores…
 

Valenciaga

Motoquero HOG
Se incorporó
7 Mayo 2009
Mensajes
2.138
revivo este hilo porque me da paja crear otro



Dr. Stefan Lanka: La historia de la teoría de la infección.
“Grippepandemie und Tamiflu” (Pandemia de gripe y Tamiflu)
Transcrito al inglés por Sacha Dobler el 17 de noviembre de 2017.
Traducido del inglés por Eduardo Villena el 24 de marzo de 2020.

Mi nombre es Stefan Lanka, soy biólogo y virólogo. Descubrí el primer virus, que estaba en el océano. Así es como me involucré en este asunto. En primer lugar, me di cuenta que este virus no causa ningún daño. En segundo lugar, el profesor austriaco Fritz Pol me alertó sobre el hecho de que algo andaba mal con todo el asunto del SIDA y que el virus podría no existir en absoluto. Lo comprobé y me di cuenta de que ese era el caso. Pensé que esto no podía ser y permanecí en silencio durante medio año, porque supuse que no entendía algo. No podía imaginar que el mundo entero estuviera de acuerdo con esto.

Entonces comencé a investigar y me ví inmerso en la teoría de la infección. Me di cuenta de que todo estaba mal, inicialmente comenzó con un error, que luego se convirtió en fraude, fraude político ya bajo el gobierno de Otto von Bismarck, esto puede probarse y reconstruirse fácilmente. Este concepto fraudulento fue abandonado después de la Segunda Guerra Mundial, luego restablecido por los estadounidenses para provocar miedo y gestionar el control de la población.

Además, constaté, como demostraré aquí, cómo la teoría de la infección dio lugar a la teoría de los genes y la llamada tecnología molecular y la manipulación y tecnología de genes. El modelo actual de la teoría de la infección se utiliza en forma de vacunas, de miedo al contagio material, en forma de pandemias, al igual que en la actual, que se prevé que estalle en cualquier momento, o estallará en la segunda fase o incluso más tarde y que luego se encontrará con la droga llamada Tamiflu. Por cierto, Tamiflu significa toxic amiflue (amiflue tóxico), hubo un fallo aparente en el proceso de denominación de esta droga quimioterapéutica.

Voy a contar la historia, cómo se desarrolló todo, para que comprendas, cómo un error se convirtió en un fraude, un fraude se convirtió en un crimen, y cómo a través de la industrialización de este crimen, se desarrolló la locura, un tipo de locura que nos pone en peligro a todos, a toda la raza humana.

Comenzamos en un punto en la historia de la antigua Grecia donde se desarrolló este concepto de infección. Es la base del sistema de medicina actual que se rige por la lucha sistemática y el envenenamiento. También es la razón por la que se supone que debemos tragar Tamiflu incluso de forma preventiva y, una vez que se declara la pandemia, debe tomarse en grandes cantidades.

Antes de profundizar en la antigua Grecia: Goethe intentó advertir sobre la pandemia de influencia de 2006, y también sobre el SIDA y la ingestión de Tamiflu. Hizo esto en Fausto I, no en la primera edición, que pasó por la censura, ni en la segunda, pero en la tercera o cuarta edición incluyó este pasaje esencial, en el que describe cómo incluso en aquel entonces un solo médico mató a miles de personas:

Primero describe en el lenguaje del alquimista, cómo se produjo el Tamiflu y la quimioterapia de su tiempo: compuestos orgánicos de mercurio, mezclados con jarabe, Latwergen significa mezclas de jarabe, y estos serán los infernales Latwergen en lenguaje alquimista y cómo se produjeron. Aquí están las líneas importantes:

“Aquí estaba la medicina: los pacientes murieron.

Nadie preguntó: ¿quién se recuperó?”

(Aquí estaba el Tamiflu, los pacientes murieron (¿morirán?)

Y nadie preguntó: ¿quién se recuperó? Nadie preguntó: ¿es correcta la teoría? ¿Existe el virus en absoluto? )

“Así que deambulamos, con nuestras píldoras infernales,

Entre los valles y las colinas,

Peor que la peste (plaga) en sí estábamos.”

Y también trataremos la peste negra, una enfermedad política como el SIDA, la gripe, el SARS, la encefalopatía espongiforme bovina, la viruela, el término colectivo de lepra, del que se deriva la peste negra, y también el término colectivo de polio.

“Yo mismo he envenenado a miles: eso está bastante claro:

Y ahora del viejo marchito debe escuchar

Cómo los hombres alaban a los asesinos desvergonzados.”

Goethe No ha sido tomado en serio hasta hoy.

Cada vez que hay un tsunami o un terremoto, pienso para mí mismo: Goethe está hablando de nuevo. Porque él advirtió y esta advertencia fue desestimada.

¿Cómo se llegó a esto, cuál es el error, la principal suposición incorrecta? La suposición incorrecta más importante, en la que se basa toda la medicina académica occidental, es la siguiente: en el contexto de la teoría de los humores, se creía que la enfermedad se producía por un desequilibrio de jugos o fluidos en el cuerpo. Tenemos muchos fluidos diferentes en el cuerpo, alrededor de 270 tipos diferentes, en las articulaciones, en los ojos, glándulas sudoríparas, glándulas digestivas, fluidos del oído interno, fluidos cerebrales, fluidos espinales, etc. Se supuso que un desequilibrio de jugos conduciría al desarrollo de toxinas que causan enfermedades. Y se creía por experiencia, que la administración de pequeñas cantidades de venenos causaría en el cuerpo la reacción de producción de un antídoto, anti-veneno. Esta idea deriva de la experiencia con el alcohol, una toxina celular. Consumido en pequeñas cantidades puede ser divertido, también puede disminuir las ansiedades y cosas por el estilo, pero si una persona joven que nunca había estado en contacto con el alcohol, bebe media botella de licor, cuando está lo suficientemente paralizado como para no poder escupir, entonces su estómago debe ser vaciado, de lo contrario muere de intoxicación por alcohol. Jelzin y otros, hacen política mundial después de dos litros.

Esta observación fue la premisa básica: ingerir un veneno poco a poco. Puede probarlo usted mismo, dejar de beber alcohol durante medio año y luego beber dos copas de vino, casi se caerá. Pero no porque el cuerpo produzca el anti-veneno, sino porque el cuerpo está entrenado, ha preparado las enzimas para procesar y neutralizar y excretar rápidamente el alcohol. Esta teoría de los humores en esta forma es la base explícita de toda la medicina académica occidental, incluida la falsa creencia en un sistema inmune. ¿Por qué?

Creían que podría desarrollarse un veneno que causa enfermedades, y si uno tomaba un veneno de forma preventiva, el cuerpo fabricaría un veneno para obtener inmunidad. Y cada vez que llega el veneno que causa la enfermedad, entonces ya soy invulnerable.

Es por eso que Rasputín y Napoleón (esto se puede medir en el cabello) frecuentemente tomaron diferentes tipos de toxinas en pequeñas cantidades para ser inmunes contra un ataque de veneno. Pero luego, en el siglo XIX, cuando fue posible detectar pequeñas cantidades de toxinas, se descubrió que en ninguna enfermedad se pueden detectar toxinas. En ninguna de ellas, hasta hoy.

Por lo tanto, la teoría se demostró equivocada. Pero todo el pensamiento se basaba en eso, eso significa dar compuestos de mercurio de manera preventiva, como en los tiempos de Goethe, por lo que cada vez que la toxina que causa la enfermedad se presenta en forma de epidemia, la persona ya es invulnerable. Esta percepción de las epidemias ya se desarrolló en la historia de la antigua Grecia. Se afirmó que el demonio de la enfermedad poseería y contaminaría a una persona. De esto, se deriva la palabra griega miasma. El contagio, uno está manchado por el demonio de la enfermedad y uno puede transmitir la enfermedad a otros. El demonio de la enfermedad me infecta, se reproduce dentro de mí y puede transmitirse a otros, y produce toxinas causantes de enfermedades. Es por eso que los anti-venenos se administran de manera preventiva, tal como lo describe Goethe, y los supervivientes aplaudieron.

” Y ahora desde el viejo marchito debe escuchar

Cómo los hombres alaban a los asesinos desvergonzados. ”

Por así decirlo, Goethe revivió a Paracelso en la figura de Fausto, pero se avergüenza de haber sido celebrado por los campesinos antes, ya que lo llaman:

“¡Salvaste nuestras vidas!”

Pero miles perecieron. Estaba avergonzado de esto y se sentó con su Atlantus Wagner en esa roca característica cerca del pueblo, y medita y relata lo que él y su padre habían hecho.

Se había observado que las bacterias producen toxinas. Esto fue investigado, y todos estaban muy seguros, de que las bacterias solo podían producir toxinas en el cuerpo muerto.

Esto se debe a que el metabolismo de las bacterias funciona en un ambiente aeróbico y producen sustancias en los intestinos durante la digestión, tales como las vitaminas necesarias. Pero cuando estas bacterias se ven privadas de oxígeno, como es el caso de un cadáver después de un par de días, algunas de ellas pueden sobrevivir; cambian su metabolismo. Así como la levadura cambia su metabolismo bajo la exclusión de oxígeno para producir el alcohol tóxico, de esta manera estas bacterias producen sus toxinas, pero solo bajo la exclusión completa de oxígeno.

Esto era bien conocido, las bacterias no pueden ser la causa de la enfermedad. El profesor Henle solidificó aún más este conocimiento, formuló sus postulados y dijo:
“Si usted afirma que las bacterias pueden transmitirse y luego producen sus venenos, entonces necesita identificar esa bacteria en cada caso de una enfermedad, que según usted fue causada por esta bacteria.”
Y ese no fue el caso. Las bacterias no son fácilmente identificables en un tubo de ensayo, solo es posible identificar algunas de ellas. De todas las bacterias, que conocemos en función de su forma y comportamiento, solo alrededor del 2% son cultivables y multiplicables. Y lo que se define como una bacteria en el laboratorio no es lo mismo que la bacteria original en el exterior. ¿Por qué?

Porque la idea de que las bacterias en el laboratorio representan un solo tipo, es un artefacto de laboratorio, debido a que las bacterias intercambian información entre sí continuamente y cambian su forma y función. Esto se confirmó recientemente en un gran estudio: las bacterias, tan individuales como son en términos de su bioquímica, son muy similares en términos de su ácido nucleico. Se adaptan. Si extraemos una bacteria y la cultivamos aisladamente, pierde sus propiedades después de un tiempo y no puede sobrevivir. Por lo tanto, debo producir una gran cantidad de ellas, congelarlas y luego siempre trabajar con ellas. Pero esto constituye una intervención masiva en la naturaleza, y no representa la realidad de las bacterias que intercambian su información entre sí, y por lo tanto la definición de los tipos que se les impuso no estaba científicamente justificada. Ese fue el primer problema. Por ejemplo, no lograron encontrar en todos los casos la famosa bacteria de la tuberculosis, cuyo cultivo fue realizado con éxito por Robert Koch: solo se pudo encontrar en aproximadamente la mitad de ellos. Eso no ha cambiado hasta el día de hoy.

El segundo postulado de Henle dice:
“Este patógeno aislado debe ser observado, en el caso de una bacteria, ésta debe ser cultivada, y debe observarse si puede, o no, hacer lo que se le asigna.”
En todos estos experimentos ellos hallaron que la bacteria no podía producir toxinas en el organismo vivo, solo después de unos días en el cuerpo muerto, después de que un animal o un ser humano muera. Eso también se determinó en toda la comunidad científica sin excepción.

Henle formuló el tercer Postulado, que establece:
“Después, el patógeno que se aisló y multiplicó, debe inyectarse en un organismo y debe desarrollarse la misma enfermedad.”
Y esto nunca ha sucedido, nunca jamás.

Pero, ¿cómo sucedió que de repente Robert Koch fue celebrado como el descubridor de la transmisibilidad de enfermedades? Esa es la pregunta.

La pregunta se responde fácilmente. Robert Koch ganó reputación por haber logrado adaptar la fotografía a la microscopía visual y hacer fotografías de bacterias. La fotografía en sí misma fue redescubierta en Europa en 1885. Esto justamente le trajo mucha reputación. La fotografía se consideraba sagrada, nadie podía imaginar que se pudiera retocar un negativo, que se pudieran usar exposiciones dobles, que se pudiera manipular. Se consideró inherentemente científica y objetiva. Simplemente hicieron afirmaciones junto con la fotografía, y esto actuó de una manera muy hipnótica, muy parecida a la televisión de hoy, por lo que la gente simplemente aceptó estas afirmaciones.

Simplemente fotografió bacterias que se pueden encontrar en todas partes. De esto, se derivan dos conceptos diferentes.

Por supuesto, estas bacterias no causan enfermedades, pero Koch violó el Tercer Postulado (que establece que las bacterias causan la misma enfermedad), introdujo el fraude científico, que desempeña el papel central hasta hoy, en casos como el SIDA, la vacunación, pandemia de gripe, etc., incluido Tamiflu.

Dijo que la inoculación del animal de prueba con este cultivo bacteriano conduce al desarrollo de una enfermedad SIMILAR. No la misma, sino una enfermedad SIMILAR. Y este es uno de los actos generales de fraude de toda la teoría de la infección: el desarrollo de una enfermedad SIMILAR.

Lée por ti mismo, esa es la tarea número uno, no solo me creas, ve a la biblioteca, lée lo que hizo Robert Koch.

Ántrax, solo un ejemplo: mata ratones con toxinas de cadáver. Este veneno de despojos lo puedes hacer en casa: deja una semana afuera en verano una ensalada de patata o huevo deshecho, pues las esporas de bacterias que están flotando en el aire por todas partes, se asientan, crecen, se reproducen, consumen el oxígeno. Se transfieren al estado anaeróbico, principalmente en el centro de la ensalada de patata o la comida de huevo o en un cadáver. Y entonces, se producen toxinas. Las toxinas en sí mismas pueden matar, si con esto se alimenta a una persona poco a poco, y el asqueroso sabor se cubre con especias fuertes o potenciadores del sabor. A su manera, una persona puede ser envenenada crónicamente o sufrir diarrea severa y calambres.

Koch produce estas toxinas en un caldo de carne, ya que cualquiera puede replicarlas en casa, las inyecta en la vena de un ratón, el ratón muere, el bazo se inflama, extrae el bazo del ratón y lo transplanta bajo la piel de una rana. La rana se convulsiona y muere y esto se llama ántrax de la piel. Robert Koch, fraude científico.

Ahora puedes imaginar qué experimentos con animales se hicieron para reclamar el ántrax pulmonar. El bazo del ratón muerto fue implantado en los pulmones de la rana. Eso es lo que se hace hasta el día de hoy, eso es lo que se hace en la pandemia de influenza: se matan animales con incisiones en la tráquea, se inyectan líquidos continuamente, los animales mueren y luego se afirma que fue el virus. Puede estudiar esto en nuestro folleto informativo sobre el virus de la influenza, que se adjunta a este archivo. En esto encontrará la literatura sobre cómo operan con respecto a la influenza. Ningún grupo de control de animales; si inyectaran líquidos ordinarios en los animales, sucedería exactamente lo mismo.

La segunda cosa que se derivó de Alemania y Robert Koch fue ésta:
Robert Koch se basó en nuevos colorantes para poder teñir las bacterias. Y naturalmente, recibió estos tintes de la industria de los colorantes. Después de esto, todos los demás investigadores médicos utilizaron los mismos colorantes, tomaron tejido sano, acidificaron el tejido y descubrieron que tenían la misma reacción de coloración y exactamente la misma bacteria se puede ver y fotografiar, al igual que lo hizo Robert Koch.

Pero luego también descubrieron que estos tintes mataban las bacterias al hacer agujeros en ellas, inhiben el ADN de la bacteria, éstas ya no pueden reproducirse, la bacteria muere. De colorantes se derivaron antibióticos. BASF, BAYER, IG Farben, Hoechst, Merk y los demás.

La industria farmacéutica se deriva de los fabricantes de colorantes en base a la hipótesis de la infección. La capital estadounidense construyó sus estructuras paralelas en Suiza, para estar al tanto del conocimiento revolucionario de los alemanes, que se suponía que eran capaces de dominar algo de gran valor como el proceso de Habber-Bosch, donde se extraía nitrógeno del aire. Por eso, los alemanes ya no confiaban en importar nitrato de sodio de Chile para bombas y granadas, ya que los océanos estaban bloqueados. Ese es el trasfondo histórico.

Pero, ¿por qué el gobierno alemán empleó a Robert Koch? Ya tuvo que huir de Berlín antes porque había matado a miles de personas con su droga mágica tuberculina contra la tuberculosis. Los ingredientes de esta droga se mantuvieron en secreto infringiendo la ley. Huyó, pero Otto von Bismarck lo hizo volver porque necesitaba desesperadamente un pretexto contra los británicos que se habían apoderado ilegalmente del canal de Suez y, por lo tanto, tenían importantes ventajas militares y políticas, ya que no tenían que navegar por África y, en lugar de eso, atravesaban el canal de Suez desde la India con sus tropas y bienes, como especias, que sirven como antioxidantes, y similares, y navegaban por el tranquilo mar Mediterráneo. Los alemanes trataron de privar a los ingleses de esta ventaja con la acusación de que traían a casa ántrax, viruela y peste negra de la India. Por lo tanto, se exigió la cuarentena, no se les permitió atracar en ningún puerto del Mediterráneo y en Gibraltar se les disparó. Para ello, a Robert Koch, que estaba huyendo, se le pidió que volviera y se le ofrecieron 100.000 Reichsmark para crear la historia de que los ingleses traerían peste negra, viruela y ántrax, lo último ya lo discutimos. Nos hemos percatado de que este negocio de colorantes condujo a la aparición de antibióticos, más tarde a la quimioterapia y las armas químicas, incluida la industria farmacéutica con todo su capital, con más ingresos que todos los presupuestos militares combinados a nivel mundial.

Robert Koch cometió fraude científico al no confirmar el primer postulado. Podía cultivar algunas bacterias, pero no las había encontrado en todos los casos de una misma enfermedad. Esto todavía se hace de la misma manera hoy. Nunca pudo reproducir la enfermedad como en el tercer postulado, y tampoco pudo aislar nuevamente el mismo patógeno de estos organismos. Esa es la fecha en que se introdujeron los brutales experimentos con animales.

¿Cómo surgió la idea de un virus? La contraparte francesa de Koch era Luis Pasteur, un estafador científico empleado por los franceses, ya que los franceses estaban en guerra con Alemania en 1872.

Los muertos fueron declarados más tarde víctimas de una epidemia de viruela. Los alemanes afirmaron que venía de Francia, los franceses dijeron que venía de Alemania. Pasteur, sabía por Bechamp y otros científicos, qué podían hacer y qué no podían hacer las bacterias, primero negó el nuevo conocimiento para jugar junto con la iglesia, afirmó que había demostrado la creación primordial, solo para luego decir lo contrario, una vez que fue empleado del estado, dijo que todo estaba mal, las bacterias están en un continuo, hay esporas, no se pueden crear en la sopa primordial. Pasteur vendió estas ideas como propias, pero sabía qué pueden y qué no pueden hacer las bacterias, y se ganó algunos méritos por esto.

Pero el mismo Pasteur, que sabía que las bacterias no pueden causar enfermedades, aplicó un truco. Para mantener el modelo de la teoría de los humores y las enfermedades, en el que se basa toda la medicina occidental, se tuvo que postular que una toxina causa la enfermedad.

Sobre todo porque este concepto de pandemias se había utilizado muchas veces para suprimir revueltas, controlar a poblaciones hambrientas y cosas similares.

Todo comenzó, con el antiguo Vaticano creando miedo a las enfermedades, al afirmar que la enfermedad proviene del demonio, al igual que en la antigua Grecia. Por lo tanto, para establecer un control total, el Vaticano pronto afirmó que la enfermedad era un castigo de Dios.

Este concepto fue interrumpido durante algunos años por los Stauffers, cuando el emperador Otto, en la refundación del Sacro Imperio Romano el 1 de enero de 1000 DC, empleó al humanista francés Gerbert de Aurillac con el propósito de establecer un sistema médico, que obviamente no estaba presente antes.

Para el imperio romano occidental, la facción militar se había separado de Roma (eso es bien conocido). Tenían solo conocimiento militar, pero no tenían conocimiento técnico, estaban separados de las universidades y la cultura. Los primeros góticos solo podían construir ventanas pequeñas, no edificios altos, los planos de construcción eran inútiles, ya que el conocimiento de artesanos e ingenieros, que siempre debía ir de la mano, no convergía. Esto es visible en la arquitectura gótica temprana.

Entonces, reclutaron a Gerbert de Aurillac, alias Papa Silvestre. Trajo a los árabes en cada guarnición de la que se derivaron los monasterios, con el objetivo de obtener el conocimiento antiguo de los chinos a través de los árabes, los cuales aún habían desarrollado más la Medicina. En China, el concepto de contagio no existía, existe el concepto de demasiada o muy poca energía, existe la influencia (en latín, influenza) de la disminución y el aumento de la luz y el calor en primavera y otoño, pero la idea de contagio no juega ningún papel.

El contagio no es parte de la medicina ayurvédica. El concepto de contagio es típicamente orientado a la guerra, europeo.

Galenus, el gran médico de Marco Aurelio, se retractó de la idea de que la enfermedad era algo vil. Se abstuvo de este concepto y declaró que ellos habían reconocido que no era el pecado lo que enferma a las personas, sino que las enfermedades pueden hacer pecar. Y hoy, si pensamos en las ideas de la nueva medicina alemana del Dr. Hamer, esto se está volviendo muy actual. Encontramos psicosis, que se pueden visualizar en tomografías computarizadas, como resultado de diversas constelaciones, es decir, actividades en el cerebro en diferentes lugares y alteraciones repentinas de manía a depresión y otros síntomas.

Gerbert de Aurillac nuevamente persiguió este enfoque (oriental) y la fundación del imperio fue humana. Sin embargo, esto cambió rápidamente a lo contrario, cuando el Papa Silvestre murió unos años más tarde. Después de esto, se instalaron tribunales de salud en todo el Sacro Imperio Romano de las Naciones Alemanas.

El Vaticano no logró confiscar todos los documentos de todos los archivos de aquella época, especialmente en las regiones protestantes posteriores.

De estas crónicas y libros de la ciudad aprendemos que había tribunales de salud en todo el Sacro Imperio Romano, encabezados por un sacerdote, acompañados por concejales de la comunidad o de la ciudad, y decidieron quién era una persona enferma bendita, o quién era una persona enferma maldita, quién fue castigado por dios y por lo tanto necesitaba ser expulsado. La palabra alemana para lepra es Aussatz, que significa desechar.

Este concepto de lepra / expulsión es idéntico en todas las regiones en las que los datos se conservaron en todo el Sacro Imperio Romano a principios del siglo XI. La definición incluía enfermedades naturales como pérdida de cabello, acné, hinchazones, etc., pero también incluía diagnósticos más complicados, como la afirmación de que alguien tuvo una pesadilla, podría haber gritado mientras dormía o algo así, y aún más malvado (esto podría llamarse la primera prueba de SIDA en la época medieval): piel de gallina como reacción a una corriente de aire, ese era un criterio para ser desterrado. Se tatuaba (marcaba) a la persona, se le daba la extrema unción, y se le obligaba a abandonar todos los territorios habitados, y se le prohibía acercarse a un asentamiento amenazándolo con pena de muerte.

Ese fue el concepto de lepra (es decir, Aussatz, expulsión) a partir del siglo XI. Más tarde, después del inicio de la Pequeña Edad de Hielo en 1308, cuando llegó una gran presión de migración desde el Norte, a medida que las plantaciones de trigo y manzanas del Norte se volvieron menos productivas debido al frío severo, grandes tensiones, catástrofes de hambre y más, surgieron en el Nuevo Sacro Imperio Romano de las Naciones Alemanas. Especialmente después del fuerte terremoto con epicentro en Friuli de 1348, que devastó muchas ciudades mediterráneas, los ortodoxos interpretaron esto como una prueba del anticristo, mientras la ley y el orden colapsaron porque el centro neurálgico del comercio mundial, Venecia, así como todas las líneas y monedas comerciales, también colapsaron. En este momento, este concepto exacto con la misma definición de enfermedad fue adaptado por los sacerdotes y los funcionarios de la ciudad, para declarar a grupos enteros de la población castigados por Dios y pretender que tenían la peste negra. Barrios enteros de la ciudad fueron puestos en cuarentena, cerrados, muertos de hambre, sacrificados y envenenados, tal como lo describe Goethe.

Simplemente cambiaron el nombre de Lepra a Peste negra. Más tarde, a medida que el poder de definir del Vaticano se redujo por las revoluciones nacionales, la Revolución Francesa, la Revolución Americana, el mismo concepto pasó a llamarse viruela, pero el mismo principio se mantuvo. Hoy, se lleva a cabo en definiciones de enfermedades inaceptables como el SIDA. En cualquier caso, el público estaba aterrorizado sin fin, cada vez que se declaraban epidemias, porque esto significaba que podían ser puestos en cuarentena, podrían ser asesinados, podrían verse obligados a tomar medicamentos, tal como lo describió Goethe. Mientras tanto, miles murieron porque no había comida, hubo trastornos sociales. Y los supervivientes aplaudieron. Este sistema médico siempre fue inmediatamente represivo en tiempos de crisis y en su historia siempre consideró la enfermedad como algo vil, malvado: el demonio, que se apodera de alguien y crece y se enfurece como un cáncer, y sobre todo, incluso se puede propagar y transmitir a otros como un hechizo malvado, el demonio de la enfermedad. Este miedo estaba muy arraigado en la sociedad, y el sistema médico (del cual surgió la industria farmacéutica como la entidad más poderosa en este planeta) no renunciará a este poder por su propia cuenta. Por eso, necesitamos convertirnos en ciudadanos activos.

Para esto, te proporcionaré más información. La idea del virus fue creada, y de esta idea surgió el campo de la tecnología genética.

Para seguir conociendo a Pasteur:
Pasteur sabía que las bacterias no podían causar enfermedades, punto.
Se realizaron y publicaron suficientes estudios y experimentos en Alemania y en otros lugares, entre otros, por Max von Pettenkofer, quien demostró qué era el cólera y cómo se prevenía fácilmente.

Pasteur trabajó contratado con el objetivo de encontrar una razón para no dejar que los ingleses atravesaran el mar Mediterráneo, se le ocurrió la idea de afirmar que había un nuevo patógeno, y éste excretaba sus toxinas enfermantes también en el cuerpo humano vivo y llamó a ésto virus (en latín significa veneno)!

Esa fue la idea. Dijo que “es mil veces más pequeño que las bacterias, utilizamos filtros tan densos que las bacterias no pueden atravesarlos”. Presiona el líquido, el veneno de un animal muerto, a través del filtro, inyecta el líquido en el cerebro de un perro que estaba atado verticalmente a un poste. Usó un tercio del volumen del cerebro del perro, el líquido sale por el otro lado, el perro se convulsiona, ladra, hace espuma por la boca y muere. Eso se llamaba rabia, eso fue lo que hizo Pasteur.

Pasteur también afirmó tener el antídoto contra su virus, para impulsar el concepto de vacuna. Esta agenda de vacunación fue divulgada principalmente en Francia, ya que los alemanes tenían antibióticos y quimioterapia. Pasteur cometió fraude en todas sus empresas. Pero fue lo suficientemente humano como para documentar sus engaños en diarios paralelos a sus libros de laboratorio primarios. Decretó que estos registros nunca debían publicarse. Su familia, naturalmente, obtuvo una gran riqueza. Pero el último antepasado masculino de Pasteur no obedeció ese decreto y filtró los registros a la universidad de Princeton y en 1993 el profesor Gerard Geisson publicó un análisis en inglés que reveló que Pasteur había cometido un fraude masivo en todos sus estudios. Por ejemplo, los animales vacunados, si sobrevivieron, no habían sido envenenados, los animales del grupo de control que murieron sin vacunas fueron envenenados masivamente y así sucesivamente. Ese fue Pasteur.

Pasteur es el inventor de la idea de un patógeno más pequeño que no se puede ver en el microscopio óptico, pero que siempre produce su veneno, el veneno que causa la enfermedad. Esto apoyó el modelo estándar de enfermedad que se utilizó durante siglos, un modelo que se basa en la premisa de la guerra, no en la premisa de la simbiosis, que es como funciona realmente la Naturaleza. Para solidificar este modelo y tener influencia política contra Inglaterra, Pasteur postula la idea de un virus. Pero Pasteur no anticipó que habría un microscopio en el futuro, un microscopio electrónico, que tiene un aumento mucho mayor que el microscopio óptico, que permitiría ver pequeñas estructuras que antes no eran visibles.

Y con este microscopio electrónico, disponible para la ciencia después de la Segunda Guerra Mundial, fue posible visualizar estructuras miles de veces más pequeñas que una bacteria. Observaron esporas, las cuales todavía eran capaces de mantenerse con vida. Se reconoció que las bacterias generan esporas, cuando mueren lentamente. Si mueren rápidamente, por ejemplo cuando se calientan o se secan, producen partículas aún más pequeñas que no pueden vivir solas, pero consisten en proteínas y contienen un ácido nucleico en el centro, y proporcionarán a otras bacterias (las supervivientes) con nutrientes, para que estas últimas puedan superar la situación de crisis.

Esto fue observado en los casos de bacterias, en otros organismos muy simples, en hongos, en amebas. En mi propia investigación, yo lo encontré primero en un alga muy simple del océano. Pero nunca se observó en humanos, animales o plantas. Puede verificar esto con poco esfuerzo.

En primer lugar, puede verificar la pregunta sobre virus preguntando: ¿Cómo se detectan los virus hoy en día?

Si un virólogo afirma que aisló un virus de influenza, se refiere al huevo de gallina y al embrión de gallina, como podemos ver en los medios de comunicación para la planificación de la pandemia de influenza H1N1 actual. Trabajan con huevos de gallina, matan embriones de pollo, esa es la forma moderna de pruebas con animales. Este método se remonta a Robert Koch. Si el embrión muere, dicen que era un virus y que lo habían aislado. Tomaron algo de un animal o humano enfermo, lo inyectaron en el huevo y después, dependiendo de cómo muere el embrión (en qué lugar empieza a cambiar de color) afirmarán que era este tipo de virus o ese. Se proclama que es aislamiento cuando se matan embriones de pollo.

No hace falta decir que no hay un grupo de control: si se inyecta una solución estéril de la misma cantidad, el embrión de pollo también muere.

También puede verificarlo observando las fotos que dicen representar virus y encontrará que son idénticas a las imágenes de células completamente normales, es decir, con micrografías electrónicas de células normales.

Aquí, vemos una sección del centro de una célula, que es muy productivo, el llamado aparato de Golgi, que produce varias sustancias, y estas están separadas en pequeñas vesículas, todas son de diferentes tamaños, pero no tienen ácido nucleico dentro de ellas.

Una partícula de grasa más grande es llamada virus de viruela, aquí vemos las bacterias dentro de las células, las mitocondrias, que procesan el oxígeno, aquí vemos dos pequeñas. Estas partículas son mitocondrias, una célula muscular tiene 1000, una célula hepática tiene 2000 mitocondrias, y estas fueron extraídas de la célula en una delgada sección transversal, incrustadas en resina artificial y cortadas en una rebanada muy delgada con una cuchilla de diamante. Cuando reflejan un haz de electrones, vemos la membrana de tales mitocondrias. Y esas partículas luego se venden como virus sin haberlas aislado, sin haberlas mostrado en una condición aislada, para demostrar que se ven idénticas a lo que se muestra en la foto de la célula.

Aquí, por ejemplo, la foto que circuló como la foto del VIH, publicada por Montagnier. Aquí, vemos cómo las partículas se excretan o absorben de la célula, dentro o fuera de la cavidad celular. En biología, llamamos endocitosis o exocitosis cuando algo entra o sale del líquido celular. Esto no tiene nada que ver con partículas que tienen una estructura estable, que llevan ácido nucleico dentro de ellas, que pueden salir del organismo, como los virus o bacterias, que se llaman fagos, o con las cosas que descubrí en el océano, esas son inofensivas.

Estas partículas de aquí son componentes normales de las células.

En el caso de las fotos divertidas que se presentan como virus de la gripe: estas son simplemente mezclas de grasas y proteínas. Si se agitan en un baño de ultrasonido y luego se visualizan (se descomponen rápidamente), no tienen un ácido nucleico y son de varios tamaños.

Así es como se puede ver el fraude.

Además, ni siquiera afirman que observaron esto dentro de las células o que las partículas se aislaron.

Lo que es sorprendente en la pandemia actual de la gripe porcina: están tratando de presentar más imágenes de partículas que tengan una forma más o menos igual.

Puede investigar esto buscando una publicación científica, en la que se pruebe y documente que el virus existe; que se ha visto en el organismo, se ha aislado del organismo y se han purificado de todos los componentes extraños. -Al igual que en el día mundial del ahorro (o cuando completa su formulario de impuestos), sus euros deben estar aislados, no cuentan los botones ni los chicles-.

Después las partículas aisladas deben analizarse bioquímicamente. Para empezar, una publicación científica puede ser reconocida por el título de la revista científica y, por supuesto, las dos fechas, primero la fecha de presentación del documento al editor y, en segundo lugar, la fecha en que fue revisado y aceptado por tres grupos de trabajo, que no eran conocidos previamente por los autores…

Diputado Naranjo ¿eres tu?
 

Kethoas

Miembro Activo
Se incorporó
8 Septiembre 2021
Mensajes
5
De antiguo usuario de chw y ahora acá veo que son los mismos de siempre.

Besos a todos los monos no más.
 
Última modificación:

Darknesshell

Zombie
Miembro del Equipo
MOD
Se incorporó
17 Marzo 2005
Mensajes
27.203
Imagino que vamos a quedar muy preocupados por lo que diga emmmm...cómo se llame.
 

Kethoas

Miembro Activo
Se incorporó
8 Septiembre 2021
Mensajes
5
Bueno, como nadie ha respondido nada mas que estupideces, pongo esto para abrir un poco más el campo visual estrecho que nos han enseñado a usar:

Fernand Delarue en su notable trabajo de 1967: Non ! Les vaccinations n’ont pas fait régresser les épidémies (Salud e infección: Auge y decadencia de las vacunas)… DICE: Cabe señalar que son precisamente las campañas de vacunación las que, cada vez, detienen la curva descendente de las enfermedades y, a menudo, incluso causan picos catastróficos en la mortalidad. Solo un pequeño ejemplo: Noruega contó unos 16,000 casos de difteria en 1919, número que había bajado a 54 en 1939 cuando apenas se vacunó … pero que, después de la campaña de “inmunización” en 1941 ¡ ya había aumentado a 22,000 casos en 1943!
En otro libro, Salud e infección: Auge y decadencia de las vacunas, sostiene que el decrecimiento de la viruela en Europa no se debió a la implementación de la vacuna sino a otros factores. Estadísticas, criterios diagnósticos, protocolos y datos epidemiológicos habrían sido modificados, según este autor, para ocultar el fracaso de las vacunas y conseguir su aceptación. Dos ejemplos extraídos de este libro: Valoración, según el Congreso de Colonia celebrado en 1881, de la campaña de vacunación obligatoria de la viruela llevada a cabo entre 1819 y 1873 en Londres: los cinco primeros años se vacunó a un 10% de la población y la mortalidad fue de 292 personas; en los años en que la vacunación ascendió hasta el 95% (de 1869 a 1873) murieron 679 personas. —Leicester: a finales del siglo XIX, el 95% de los bebés habían sido vacunados contra la viruela; en 1871 se produjo una epidemia y la enorme candad de enfermos y fallecidos dejó en evidencia la inutilidad de la vacuna; cuando las autoridades abandonaron la vacunación y tomaron medidas higiénicas, la viruela desapareció más rápidamente que en ninguna otra ciudad industrial vacunada.

Todas las estadísticas oficiales están manipuladas; para hacer desaparecer supuestamente estas enfermedades mediante las vacunas, los fabricantes de vacunas simplemente han logrado trucos al dar otros nombres a las enfermedades que continuaron prevaleciendo a pesar de sus vacunas o al hacer creemos que la epidemia comenzó a disminuir gracias a la vacunación, mientras que, como cualquier emergencia epidémica, ¡ya había comenzado a desaparecer antes de las primeras inyecciones! Cabe señalar que estas campañas de vacunas a menudo han relanzado la epidemia, pero nuestros valientes fabricantes de vacunas todavía mintieron descaradamente, afirmando que “o bien es porque tuvimos la vacuna demasiado tarde”, “o porque el virus ha mutado”, “ya sea porque tal o cual preparación de vacuna no había sido conforme”… Finalmente, en resumen, todo y nada, simplemente para no reconocer la verdad: las vacunas habían perpetuado una epidemia que era de lo contrario se detendría mucho antes!
Los principales motivos de la disminución de las epidemias fueron ambientales, sociales y económicos, gracias al saneamiento, la higiene y la mejora de las condiciones de vida. “Los avances en inmunología en los últimos 25 años muestran que las ideas de Pasteur que dieron lugar a la” vacunación “no tienen una base científica sólida. ¡Si estudiamos el problema a fondo, nos damos cuenta de que la desaparición de las enfermedades epidémicas se debe a la mejora de las condiciones higiénicas y no a las vacunas! … ¡La única razón que todavía hace uso de vacunas! es comercial! … Las vacunas representan una fuente colosal de ganancias, esta ganancia que permite a los industriales controlar la profesión médica, los políticos y la mayoría de la prensa para que el público no descubra la verdad, que las vacunas son uno de los grandes errores de los últimos dos siglos … ” Dr. Christian Tal Schaller

Las bromis y demases llegan en 3,2,1...
 

Valenciaga

Motoquero HOG
Se incorporó
7 Mayo 2009
Mensajes
2.138
Bueno, como nadie ha respondido nada mas que estupideces, pongo esto para abrir un poco más el campo visual estrecho que nos han enseñado a usar:

Fernand Delarue en su notable trabajo de 1967: Non ! Les vaccinations n’ont pas fait régresser les épidémies (Salud e infección: Auge y decadencia de las vacunas)… DICE: Cabe señalar que son precisamente las campañas de vacunación las que, cada vez, detienen la curva descendente de las enfermedades y, a menudo, incluso causan picos catastróficos en la mortalidad. Solo un pequeño ejemplo: Noruega contó unos 16,000 casos de difteria en 1919, número que había bajado a 54 en 1939 cuando apenas se vacunó … pero que, después de la campaña de “inmunización” en 1941 ¡ ya había aumentado a 22,000 casos en 1943!
En otro libro, Salud e infección: Auge y decadencia de las vacunas, sostiene que el decrecimiento de la viruela en Europa no se debió a la implementación de la vacuna sino a otros factores. Estadísticas, criterios diagnósticos, protocolos y datos epidemiológicos habrían sido modificados, según este autor, para ocultar el fracaso de las vacunas y conseguir su aceptación. Dos ejemplos extraídos de este libro: Valoración, según el Congreso de Colonia celebrado en 1881, de la campaña de vacunación obligatoria de la viruela llevada a cabo entre 1819 y 1873 en Londres: los cinco primeros años se vacunó a un 10% de la población y la mortalidad fue de 292 personas; en los años en que la vacunación ascendió hasta el 95% (de 1869 a 1873) murieron 679 personas. —Leicester: a finales del siglo XIX, el 95% de los bebés habían sido vacunados contra la viruela; en 1871 se produjo una epidemia y la enorme candad de enfermos y fallecidos dejó en evidencia la inutilidad de la vacuna; cuando las autoridades abandonaron la vacunación y tomaron medidas higiénicas, la viruela desapareció más rápidamente que en ninguna otra ciudad industrial vacunada.

Todas las estadísticas oficiales están manipuladas; para hacer desaparecer supuestamente estas enfermedades mediante las vacunas, los fabricantes de vacunas simplemente han logrado trucos al dar otros nombres a las enfermedades que continuaron prevaleciendo a pesar de sus vacunas o al hacer creemos que la epidemia comenzó a disminuir gracias a la vacunación, mientras que, como cualquier emergencia epidémica, ¡ya había comenzado a desaparecer antes de las primeras inyecciones! Cabe señalar que estas campañas de vacunas a menudo han relanzado la epidemia, pero nuestros valientes fabricantes de vacunas todavía mintieron descaradamente, afirmando que “o bien es porque tuvimos la vacuna demasiado tarde”, “o porque el virus ha mutado”, “ya sea porque tal o cual preparación de vacuna no había sido conforme”… Finalmente, en resumen, todo y nada, simplemente para no reconocer la verdad: las vacunas habían perpetuado una epidemia que era de lo contrario se detendría mucho antes!
Los principales motivos de la disminución de las epidemias fueron ambientales, sociales y económicos, gracias al saneamiento, la higiene y la mejora de las condiciones de vida. “Los avances en inmunología en los últimos 25 años muestran que las ideas de Pasteur que dieron lugar a la” vacunación “no tienen una base científica sólida. ¡Si estudiamos el problema a fondo, nos damos cuenta de que la desaparición de las enfermedades epidémicas se debe a la mejora de las condiciones higiénicas y no a las vacunas! … ¡La única razón que todavía hace uso de vacunas! es comercial! … Las vacunas representan una fuente colosal de ganancias, esta ganancia que permite a los industriales controlar la profesión médica, los políticos y la mayoría de la prensa para que el público no descubra la verdad, que las vacunas son uno de los grandes errores de los últimos dos siglos … ” Dr. Christian Tal Schaller

Las bromis y demases llegan en 3,2,1...


En otras palabras: todo es culpa de los cochinos y de seguro más de algún paco metido en el baile. En todo caso y si no me equivoco, la polio (entre otros) ataca a niños adeptos del jabón Lux o no sin distinción. Pasando a más serio, sería muy difícil, por no decir imposible, lograr a que toda la humanidad respete las mínimas reglas de higiene, por lo que las vacunas se hacen necesarias (explicado fácil). En todo caso, los patógenos virales juegan un rol esencial en la evolución del ser humano y otros animales, por lo que estamos obligados a vivir y convivir con ellos, solo que hay que controlarlos cuando se disparan.
 
Subir